miércoles, 14 de abril de 2010

Son solo recuerdos que tuve ultimamente, pero desde que creé este blog, más que todo para volver a recordar ciertas cosas del pasado, me estuve acordando de ciertas cosas que bloqueé automáticamente de mi mente.



Estábamos en un supermercado, muy cerca de casa, para ser más exactos, a unas dos o tres cuadras. Hisimos las compras mi papá, mi hermana que en ese momento tenía 10 años, y yo 5, y nos fuimos derecho al estacionamiento con las bolsas para dejarlas en el auto. Nos compró dos helados y nos dijo que lo esperaramos que en un rato volvía. Tardó lo suficiente como para que empezara a llorar y a pensar lo que siempre pensaba de chiquita, que alguno de los dos nos abandonara a mi hermana o a mí.

Volvió algo enojado y molesto, como si algo le hubiera pasado en esos minutos que estuvo ausente. Pero ni mi hermana ni yo nos animamos a preguntarle. Nos dejó en casa, bajó las bolsas y automáticamente se fue. Y cuando entré al taller de mi mamá, para contarle todo lo que habíamos echo, lo primero que ví fueron manchas verdes en el techo. Y mi mamá con los ojos rojos sentada en una de las máquinas. Hablando por teléfono y haciendo ya (creo) la segunda denuncia hacia él.

Lo poco que me llegaron a contar lo tuve que conectar con lo que escuchaba a través de las paredes de mi cuarto, que él nos dejó en el estacionamiento porque algo le molestó de mi mamá, y fue hasta mi casa a pelear, no recuerdo si llegó a golpearla, pero lo que sí se es que en ese momento, mi mamá estaba tomando mate, y él en un intento de levantarle la mano, de un golpe lo tiró por los aires, dejando las manchas verdes en el techo blanco recién pintado, que nunca más se fueron.

3 comentarios:

  1. Que experiencias tan duras...
    espero que sacarlas a la luz mediante este blog sirvan de algo, al menos para desahogarte.
    Un abrazo fuerte!,

    ResponderEliminar
  2. lo que cuentas es verdad?

    suerte la memoria selectiva..

    ResponderEliminar
  3. Oye querida,
    es muy duro,
    una nila nunca puede olvidar
    lo que no entiende
    y la perseguirá a través
    de los años
    hasta que finalmente
    sepa lo que pasó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar